Otra Ley de Amnistía al servicio del poder – Regeneración

Otra Ley de Amnistía al servicio del poder – Regeneración

Llevamos meses oyendo críticas a una ley de amnistía que provienen casi en su totalidad de la extrema derecha. No es la primera en España; la transición y el régimen del 78 se fundamentaron sobre una ley, ley de amnesia, que no incendió tantas pasiones entre la extrema derecha como lo está haciendo esta. A su vez, como decimos, no son tantas las voces que se han alzado desde posiciones de la izquierda radical como cabría esperar. Para muchos está resultando difícil posicionarse políticamente ante una medida de gracia, que tiene como objetivos últimos la obtención de los apoyos suficientes para revalidar el gobierno por el PSOE y el de solucionar la cuestión legal de las élites burguesas nacionalistas catalanas.

Silencio que resulta complicado de entender porque hay mucho que decir y sobre lo que pensar al respecto. Desde su contenido más concreto, ¿a quién afectará esta ley y quién ha quedado fuera?, hasta sus implicaciones más amplias, ¿qué supone políticamente este cierre en la cuestión catalana y sus reclamaciones democráticas? Y, sobre todo, porque nos permite entender cómo sus leyes y su supuesta inmodificable constitución no son tan sagradas como nos pintan y están al servicio de los intereses de las minorías capitalistas y sus expresiones institucionales. Dicho de otro modo, desde el anarquismo social y revolucionario entendemos que posicionarnos políticamente sobre estas cuestiones es esencial porque muestra las contradicciones propias del sistema y los intereses de clase puestos en juego.

 

¿Qué dice la ley de amnistía?

 

La propuesta de ley redactada por el PSOE y consensuada con Junts afectará a unos 300 encausados del movimiento democrático catalán. Sin embargo, dejará fuera a más de 2500 activistas por los derechos sociales, laborales o climáticos que fueron encausados en el mismo periodo y en el mismo territorio. Por supuesto, en su obsesión de convertir Europa en una fortaleza inexpugnable y blanca, deja fuera a todos los migrantes sin papeles. ¿Qué nos dice esto? Que es una ley que solo pretende resolver las cuestiones relativas al conflicto independentista, en particular, allí donde afecta a líderes políticos de la burguesía catalana y que no pretende ampliar su impacto a cuestiones sociales donde se evidencia el conflicto de clases.

Es importante aclarar que siempre se habla de “burguesía catalana” como un concepto inseparable, como si no hubiera una burguesía gallega o castellana. Son élites. Y en Catalunya, las élites no estuvieron a favor de la independencia sino que sacaron las empresas de aquí en cuanto lo vieron negro. Quienes apoyaban la independencia eran la pequeña burguesía y la parte catalanoparlante de la aristocracia obrera. [Y el mundo rural catalán y gran parte de la juventud.] Junts son tan indepes como el PSOE es socialista. ERC representa mejor las clases medias.

Dicho de otro modo, más claro. Permite a Junts reaparecer en el tablero político y hacerlo libre de los procesos judiciales con los que fueron atacados, sin que esto suponga el mínimo reconocimiento a las luchas sociales por el derecho a la vivienda, los derechos laborales, las luchas ecoambientales, las peleas por los derechos de igualdad y reconocimiento de las migrantes y las luchas por la extensión de los derechos democráticos. Junts debe hacer equilibrios entre la presión popular que previa al Procés soberanista y el hecho de que el independentismo contradice sus intereses de clase, y también equilibrios entre los intereses de su base electoral y los intereses de la burguesía para la que trabajan.

Sin embargo, esta ley sí se encarga de exonerar de su responsabilidad penal a 73 policías. Teniendo en cuenta lo difícil que es que un policía se siente en el banquillo de los acusados en este país, podemos imaginar el alcance de la brutalidad de sus acciones para estar citados ante un juez. Fue tan alto el nivel de violencia empleado, tan brutales las imágenes de violencia de estado contra los manifestantes y ciudadanos que apoyaron el referéndum del 1 de octubre de 2017 y todas sus movilizaciones, que no pudieron contener. Ya se encarga esta ley de equiparar dichos delitos de estado con la participación en movimientos populares por el derecho a decidir. En esto sí se parece mucho a la ley de amnistía anterior.

 

¿Por qué esta ley?

 

Para el PSOE, era la condición de partida para poder conseguir los apoyos mínimos para sacar adelante cuatro años más de gobierno. Sabemos perfectamente que los “socialistas” no tienen problemas para mover sus posiciones entre la aplicación del artículo 155 y la redacción de una ley de amnistía. No se les caen los anillos. Lo segundo que consigue el partido de Sánchez es venderse como una formación moderada y con altura de estado. Saca de los tribunales el conflicto político, pero no para devolverlo a la calle. Ellos son más de pasillos, restaurantes de lujo y mesas de maderas nobles. Exonerando a los dirigentes burgueses y manteniendo la presión sobre los activistas sociales roban el potencial político de la protesta y lo rentabilizan ellos.

Con Junts pasa algo parecido. Además, consiguen mostrarse ante la sociedad catalana como duros negociadores que no se rinden ante las presiones del estado español y no se venden por cuatro pesetas. Junts no pretende posicionarse mejor ante el independentismo sino ante el empresariado de Catalunya. Está volviendo al papel del “peix al cove” de Jordi Pujol, de negociar cosas con Madrid. El independentismo radical ha quedado huérfano. Por eso han aparecido opciones ultraderechistas y racistas como FNC y similares que sacan los votantes del espacio político de Junts.

No olvidemos que no solo existe el acuerdo para la Amnistía, también hay el lado económico: cesión de impuestos a Catalunya, traspaso de Renfe y… que el PSOE y el Gobierno se trabajen la vuelta a Catalunya de las empresas que trasladaron su sede social: Caixa, Banco de Sabadell, Aigües de Barcelona, Freixenet, Catalana Occidente, Gas Natural, etc. Junts escenifica de alguna manera la vuelta de la Convergència autonomista del régimen del 78. La verdad es que es un intento de cierre del problema independentista desde las instituciones porque el acuerdo incluye la renuncia de cualquier vía que no cumpla con la constitución vigente. Y ya sabemos que la constitución está escrita en piedra para las mayorías sociales. Esto evidentemente supone un afianzamiento de la democracia burguesa y monárquica española. Con todas sus instituciones. Con todas sus corruptelas.

 

¿Por qué reacciona tan airadamente la derecha si no supone una amenaza contra la unidad de España y el régimen burgués?

 

Pues sencillamente porque no lo han tramado y realizado ellos. No pueden anotarse el tanto. Y porque esperaban hacer este mismo cierre, pero aparentando dureza, solidez y contundencia. Porque no debemos olvidar que el Procés mostró que en este sistema que parece infranqueable se abren grietas que pueden servir a los proyectos emancipadores para darle la vuelta a la relación de fuerzas.

Así que banderas de todos los tipos, cánticos fascistas, racistas, homófobos y machistas, muñecas hinchables y saludos romanos. Hablan de golpe de estado, de dictadura, de represión, de ataque sin precedente a las instituciones del estado, pero… nada, de eso no hay nada. Esta es la forma en la que se ha construido la españolidad. Una forma que no permite otras interpretaciones de la idea de España que el proyecto imperial unitario. Desde la periferia ibérica se entendía España como una confederación de pueblos. Desde el centro, se entendía una España construida a expensas de Castilla, extendiéndose entre todos los demás pueblos, al borrar sus identidades. Esta forma de ver las cosas permea desde la expulsión de los judíos, el final del reino de Granada, la expulsión de los moriscos, hasta las guerras entre el absolutismo y el liberalismo, el colonialismo y las guerras coloniales o el franquismo. Es todo un hilo histórico que caracteriza la derecha desde hace siglos.

Para la derecha, no existe el perdón. El perdón es debilidad. Su tradición histórica es arrasar a su rival, obligarle al exilio o llenar el país de tumbas. Por eso, la derecha centralista genera tanto rechazo en la periferia que en las elecciones pasadas la gente de Catalunya y Euskalherria votó al PSOE más que a sus propias opciones. Es una cuestión de supervivencia. También hay que entender que en cuanto vuelva a gobernar la derecha (PP y Vox, por ejemplo), se reactivará inmediatamente el Procés independentista, ya que nadie querrá quedarse en una España así.

 

El anarquismo social ante la ley de amnistía

 

Como decíamos en la introducción, este es uno de esos temas que a muchos anarquistas se nos hace bola. Al fin y al cabo, es una jugarreta dentro del sistema de partidos, disputándose una posición dentro del estado, citando a sus fuerzas represivas, hablando de nacionalismos… sí, no es un tema fácil para aquellos que soñamos con un mundo sin clases, sin dominio, sin naciones y sin estados.

Pero la realidad es la que es. Ignorarla es una irresponsabilidad y un acto de sectarismo. Aquellos proyectos revolucionarios que entienden que la posibilidad de superar a este sistema pasa por la acumulación de fuerza social no pueden ignorar ni todo el potencial que se movilizó en Cataluña en torno al proceso independentista ni las brechas que se abren en este nuevo momento político. Y siempre sin que esto suponga ni un ápice de posibilismo.

Estamos viendo que la ley se hace y se deshace al antojo de las élites. Luchemos y clamemos porque la ley deje de perseguir a los luchadores por la justicia social y reclamemos una amnistía para todas las luchadoras. Estamos viendo que la judicatura y la represión de estado son herramientas al servicio de las élites y del statu quo. Denunciemos una vez más su carácter instrumental para este sistema criminal. Estamos viendo que multitudes ciudadanas y populares se suman a demandas por la democratización de la sociedad. Unámonos a ellas, apoyémoslas y empujemos esas demandas más allá de las reclamas nacionalistas con un posicionamiento socialista e internacionalista, que junto con el derecho a decidir y participar incluya las reclamas por igualdad y justicia.

Escrito por militantes de Embat y Liza

Autor

liza

liza
Liza es una plataforma revolucionaria de socialistas anarquistas ubicada en la ciudad de Madrid.


liza

Original -link-

as