CONTRA EL REFORMISMO Y LA HERENCIA DICTATORIAL: GUERRA DE CLASES Y PODER POPULAR

CONTRA EL REFORMISMO Y LA HERENCIA DICTATORIAL: GUERRA DE CLASES Y PODER POPULAR

A 50 años del golpe cívico-militar en los territorios dominados por el Estado chileno, que dio rienda suelta al terrorismo estatal-patronal y significó para lxs de abajo años de persecución, tortura, violación y desaparición, hoy seguimos resistiendo al olvido y manteniendo viva la memoria de nuestra clase.
En nuestra apuesta por disputar la memoria, reconocemos que es imprescindible visibilizar y no olvidar el proceso que se tejía por debajo de las direcciones partidarias de la Unidad Popular y su proyecto de modernización capitalista; aquel proceso que desafiaba la institucionalidad burguesa y que fue sostenido por pobladorxs, obrerxs y campesinxs a partir de experiencias organizativas que hoy caracterizamos como expresiones del poder popular desde abajo, autogestivo y revolucionario.
Asimismo, es preciso no pasar por alto la respuesta del proyecto de la izquierda parlamentaria que ante las experiencias de poder autogestivo y de ruptura revolucionaria apostó por la institucionalización de las luchas, la cooptación y la represión, impulsando, de esta manera, la conciliación de clase. La lección que nos deja este proceso es que ninguna fuerza social puede ponerse al servicio del marco gubernamental, por tanto, es preciso rebasar y desbordar las propuestas políticas que pretenden dinamitar el protagonismo popular y volcar todo a los lineamientos institucionales. Hoy como ayer debemos hacerle frente a aquellos proyectos que solo fortalecen y alimentan la dominación con agendas precarizadoras, extractivistas y represivas.
Nuestra conmemoración pasa, entonces, por desarrollar fuerza social organizada capaz de romper con el actual tránsito histórico, que no se deje tentar por los atajos institucionales y las supuestas salidas rápidas, que supere los mesianismos y haga retroceder las ideas y prácticas promovidas por la burguesía, ya sea en su modalidad fascista, liberal o progresista.
Finalmente, desde el anarquismo organizado y social, identificamos como prioritario disputar el presente y el futuro desde un proyecto revolucionario antiestatal, anticapitalista y antipatriarcal que recupera las experiencias invaluables de lucha y resistencia que hoy son acumulados en la memoria digna del pueblo organizado. Confiamos en que esta senda de memoria, lucha y organización nos acerca más a nuestra emancipación.
¡Arriba lxs que luchan!

Sobre fau


fau

Original -link-

as