Contra el genocidio sobre Palestina

Contra el genocidio sobre Palestina

Ante el genocidio y apartheid que lleva ocurriendo en Palestina desde hace décadas no nos podemos quedar impasibles, Israel es una entidad imperialista apoyada por las grandes potencias mundiales para ejercer su brutal violencia contra la población civil en Gaza, que se encuentra completamente indefensa. Hace semanas se realizó un asalto al territorio israelí por parte de la organización Hamás, pero evidentemente dicho ataque no viene de la nada. Es consecuencia directa de la escalada de represión, la entrada de la extrema derecha sionista en puestos de poder importantes (Ministerio de la Defensa Nacional y Ministerio de Finanzas), la violencia impune, el desalojo forzado, y la provocación religiosa a la que se han visto sometidos los territorios palestinos en los últimos años. Esta extrema derecha está compuesta por religiosos sionistas y Kahanistas, cuya visión es recuperar Eretz Yisrael (“El Gran Israel” que incluye los territorios de Palestina y Jordania e incluso el Monte Sinaí). No compartimos en absoluto los valores políticos de Hamás y abogamos por la necesidad de una oposición palestina popular y de clase, pero apoyamos firmemente el uso de la autodefensa por parte del pueblo palestino y reclamamos el cese del apoyo institucional por parte de Europa y Estados Unidos a las políticas genocidas e imperialistas israelíes.

Igualmente nos resulta que este conflicto refleja muchos niveles de profundidad de la criminal geopolítica global en esta región de Oriente; ya que estalla en un momento en que Israel y Arabia Saudí estaban a punto de firmar un acuerdo político y económico. Además, en un tiempo en que el gobierno de ultraderecha sionista en el poder había vivido un colapso por la reforma judicial propuesta en Israel. Y, también, habiéndose blindado jurídicamente su primer ministro Benjamin Netanyahu acorralado frente a los juicios por corrupción contra su figura. De la misma manera, nos resulta complicado comprender que a uno de los servicios de espionaje más avanzados del mundo como el Mossad les pillase por sorpresa un ataque de tales características por una guerrilla palestina como Hamás, siendo ello todo el detonante para el genocidio y los planes de guerra total de Israel sobre la Franja de Gaza.

Somos conscientes del largo recorrido histórico de este conflicto y que nos supera enormemente, desde los años 20 y 30 cuando tenían lugar pogromos para eliminar a la migración judía, o la creación de una legión árabe en la SS de la Alemania nazi, entre ellos, el Mufti de Jerusalén. Todo cambió con la finalización de la Segunda Guerra Mundial, y la creación del Estado de Israel en 1948 en el Mandato Británico de Palestina, tratando de expiar todo el mundo occidental su culpabilidad por el Holocausto judío. En realidad, la Alemania nazi puso en práctica un brutal exterminio en Europa contra la población judía, tal y como monarquías europeas ya habían practicado en África, Estados Unidos y Canadá contra sus pueblos originarios, o el Imperio Británico en territorios coloniales como La India o Australia. Esa violencia había llegado al corazón del mundo occidental, y debía ser reubicada a latitudes en que pudieran quedar completamente impunes. Tras numerosos conflictos y agresiones durante décadas, como la Guerra árabe-israelí de 1948, la Guerra de Suez de 1956, la Guerra de los Seis Días de 1967, la Guerra del Yom Kipur de 1973, o la Primera (1987) y la Segunda Intifada (2000); los actores políticos han tomado distintas estrategias y perspectivas ideológicas que han incidido sobre la evolución de estas agresiones. Además, para esclarecer los orígenes de Hamás como organización islamista, debemos recordar que hunden sus raíces como entidad en el apoyo activo de Israel inicialmente para luchar contra la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de tendencia laica, al estilo de lo que hizo Estados Unidos con los talibanes en Afganistán en su lucha contra la Unión Soviética.

Esta es una guerra de clases y las consecuencias las sufren las clases populares de ambas partes, pero no optamos en ningún caso por la equidistancia frente al genocidio, ya que los crímenes más brutales y la fuerza militar, sabemos que están en manos de Israel, apoyado y patrocinado por Estados Unidos y la Unión Europea, así como el relato en los medios de comunicación globales a favor de Israel. Está habiendo actualmente movilizaciones con carácter internacional, y estamos participando de ellas, también tratando de identificar a las organizaciones políticas de clase y colectivos juveniles en Palestina que nos arrojen su visión desde el propio terreno. Es necesario atender a las perspectivas de militantes que están resistiendo la violencia israelí en Palestina, para comprender mejor su estrategia atravesada por la limpieza étnica que sufren, y cuáles son sus tácticas y acuerdos políticos.

Nosotras como anarquistas, no entendemos que la emancipación real sea la construcción de un Estado palestino al estilo de los regímenes de las democracias burguesas, que asfixiaría a su población económica, social y políticamente de igual manera. Frente a los Estados y las instituciones religiosas que dividen, creemos que deben potenciarse procesos de organización social revolucionaria tanto en el territorio judío como en el palestino, que inicien el fin de este genocidio donde los muertos los pone siempre el pueblo. 

as

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *